¿Quién pueden practicar yoga?

El yoga se adapta a todas las condiciones, limitaciones físicas y a todas las edades.

Cualquier persona puede practicar yoga, desde los niños a los ancianos, las embarazadas, los deportistas, etc. No existen grandes contraindicaciones para su practica, ni la rigidez corporal, la edad, o problemas físicos, son impedimentos para poder practicar Yoga.

El Yoga es una disciplina, por lo tanto, no se reduce únicamente a una actividad física que, lógicamente la tiene, sino que va mucho más allá, se ocupa de encontrar en cada persona el perfecto equilibrio entre lo psicológico, lo espiritual y lo físico, lo que se traduce en un bienestar integral.

La respuesta, por ende, a quién puede practicar Yoga es que cualquier persona puede hacerlo, niños, ancianos, hombres, mujeres, embarazadas, todos podemos practicar Yoga sin que nuestras condiciones físicas, nuestra preparación previa, la edad o cierto tipo de lesiones nos impidan alcanzar ese bienestar integral del que hablábamos y que el Yoga nos puede aportar.

Es el Yoga el que se adapta al momento y las condiciones de cada persona y no al contrario, no se trata de una competición en la que tu fondo físico lo es todo, es más, en cada etapa o punto de la vida de una persona el Yoga aporta una serie de beneficios, que con la práctica y el tiempo acaban llevando a todas las personas que lo practican al mismo punto, el bienestar, independientemente de cuál fue el punto de partida de cada uno de ellos.

Por ejemplo, en el caso de los niños, el Yoga les hace tomar conciencia de su propio cuerpo y les enseña una higiene postural que les prevendrán de muchas molestias y problemas musculares que se suelen padecer en edades adultas, así como reforzar su creatividad, canalizar esa energía desbordante propia de los niños, sociabilizar y eliminar posibles complejos tan característicos en la sociedad en la que vivimos.